Páginas vistas en total

18 de noviembre de 2012

Mi 2º Cuento " Otoño y Invierno"

El otro día me pidieron que escribiera un cuento que tenga que ver con el invierno y otro con el otoño, asique aquí está, espero que os guste :) Un besito a todos mis lectores ♥ Erase una vez, hace mucho mucho tiempo en una fría mañana de invierno dos hermanitos pequeños se dirigían al colegio en el coche mientras su abuela se quejaba por la nieve que caía. Los niños miraban por el cristal del coche emocionados ya que era la primera vez que caía nieve en Valencia. - Abuelita, podemos jugar con la nieve un poquito ya hemos llegado y aun no han abierto. -Decía Rodrígo- - Sí sí sí por fa abuelita -Gritaba el pequeño Alonso sin poder vocalizar bien- -Está bien pero no vale hacer batalla de bolas de nieve que me enfadaré. -Respondía ella amablemente- Así Rodrigo y Alonso bajaron del coche y fueron a jugar con la nieve, después de hacer algunos ángeles en la nieve, rodrigo encontró un pequeño copo de nieve que le hablaba con una voz muy aguda y asustada. -Por favor por favor ayúdame -Decía el copito de nieve- Voy a deshacerme dentro de poco y yo no quiero irme de este mundo, ¿Puedes ayudarme por favor? - Sí -Decía Rodrigo- ¿Qué tengo que hacer? - Verás yo para poder sobrevivir necesito estar en lugares fríos donde el sol no pueda derretirme y así poder crecer. Cuando iba bajando con mis amigas del cielo he visto una pista de patinaje artístico y a mi me encantaría patinar, ¿Podrías llevarme? -Decía nuestro copito- -Claro, te esconderé no te preocupes -Decía Rodrigo- Después de contarle Rodrigo a su abuelita y que ella viera que el copito necesitaba ayuda realmente, llevó a Rodrigo y Alonso a la pista de hielo que por suerte habría todo el año y guardaron al copito allí donde encontró amigas y bailó con ellas sobre el hielo por la eternidad. Al año siguiente, una tarde de otoño Alonso salió al jardín a jugar a la pelota con la perrita de la familia "moreta". Cuando Alonso cansado se sentó bajo el árbol más grande del jardín encontró una hojita pequeña llorando a su lado y Alonso le pregunto: -Hola, Soy Alonso ¿Por que lloras? -Verás me he caído del árbol por el aire y por el otoño y ahora no puedo volver con mi mamá y mi papá, tengo mucho miedo. -¿Puedo ayudarte a subir? -¿Harías eso por mi, Alonso? -¡Claro! Alonso corrió a por una escalera pero no le dejaron cojerla porque era pequeñito para eso y podría caerse, entonces cogió el teléfono de vasos y un hilo a cada extremo que les habían enseñado a hacer en el cole y tiró un extremo por una rama, de tal forma que si el tiraba de uno, el otro vaso subiría. Montó a la hojita en el vaso y tiró, y tiró hasta que la hojita subió con sus papas. Alonso y Rodrigo recibieron muchos regalos en Navidad por ser tan buenos y ayudar a la gente, porque los niños malos comen carbón y no tienen juguetes. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado. ©MerMartinez

1 comentario:

  1. hehehe ahora falta el de primavera verano.
    puede que tu pienses que fue solo mas uno que paso por alli pero la diferencia es que me contento como te veo des del borde del circulo ^^

    ResponderEliminar