Páginas vistas en total

25 de agosto de 2012

Our history




Voy a contaros una historia, la historia del amor de mi vida y de como intenté deshacerme de lo que sentía por obligación.
A él le conocí hace unos años 2 o 3, mi mejor amiga Mónica me dijo que iba a presentarme a un chico guapísimo el cual me iba a encantar. Me lo presentó y esa noche él y yo congeniamos bastante, estuvimos juntos y pasamos la noche hablando, nos besamos y eso a mi amiga le dolió, demasiado diría yo. Cuándo me besó sentí que el cielo había caído y algo iba a cambiar mi vida por completo y así fue, discutí con mi amiga y ella me dijo que ya que le había besado que no le hiciera el feo y me quedara con el, así lo hice, hasta que llego el alba con su preciado amanecer, el chico en cuestión cambió totalmente como quien dice "de la noche a la mañana" me dijo que no podríamos vernos más que debía terminar ahí y que no había sido buena idea. Me había vuelto loca por ese chico, sus ojos azules al amanecer era para mi como un soplo de aire en mitad de un desierto, su gélida y pálida piel me hacían acercarme a el más sin temer a congelarme porque en él encontraba el calor que necesitaba a pesar de lo fría que podía llegar a estar su piel a altas horas de la mañana. Pase un día horrible, dormí fatal y cuando salí a la noche siguiente volví a verle me acordaba de nuestra última charla y no quise hablar con él, no recuerdo bien si fue él el que se acerco a mi y me pidió perdón, volví a caer en su red y volví a pasar la noche con el, durmiendo juntos, prometiéndome que no volvería a pasar, pasaron así 5 noches, 5 noches de fiesta en las que por la noche me amaba y por el día me repugnaba, lo cierto es que el último día cuando debí partir volví a mi hogar en otra ciudad bastante mal, aguantando las lágrimas sin querer mostrarme frágil. Volví al mes siguiente, fui a su casa a por el, celebraba mi décimo quinto cumpleaños y quise pasarlo con él, aquel día fui yo la que le pidió mantener una relación estable, desde su pueblo a mi adorada ciudad, la misma que nos dividía 160 km. Lo nuestro no funcionó, le deje a la semana y pico porque él quería marchar al norte de España, lejos, donde sería complicados vernos más de 1 vez cada dos meses, al año siguiente volví para verle donde le conocí, pero él no salió de su casa en todos los días que estaba allí, le preguntaba a su hermano pequeño el cual era idéntico físicamente a él pero más pequeño y me decía que no salía, él no quería verme y así fue.

Este año, he vuelto, pero no con la intención de verle, si no con la intención de pasarlo bien, sabía que él no querría salir y durante 3 de las 5 noches que allí estuve no apareció por ningún lado por lo poco que sabía el solo cogía el coche y se iba fuera del pueblo a otros cercanos, hasta que una noche en un botellón con mis amigas una de ellas me llevó hasta él y me dijo que hablara con él, no podéis imaginar lo que sentí dentro de mi cuando le vi pasados dos años, desde nuestra última noche donde le pedí que fuera mío y acepto, os juro que estaba tan precioso como siempre o incluso más, ya era mayor de edad, ya tenía la tez más madura, menos cara de niño, pero adorable, estuvimos hablando 20 minutos hasta que marchamos y le pedí que quedáramos 10 minutos más tarde para vernos irnos juntos y hablar como hacíamos antes y aceptó. No podía creerlo iba a tener una cita con él, otra vez, todo volvía a repetirse de nuevo, mi pequeño...

Vino a donde yo estaba, pero esta vez con un amigo, Nathael se llamaba el amigo. Mi amor platónico, Julio, me dijo que Nathael iba a liarse con mi amiga Mónica porque entre ellos había atracción yo pensaba que ella no lo haría pero sí, así fue. Julio y yo pasamos toda la noche juntos, volvió a besarme y volví a sentir lo mismo que años atrás, sentía que algo andaba mal, no podía volver a pasarlo mal, él sabía que no le había olvidado pero aun así me besaba y me reprochaba que terminara con él cuando estábamos juntos aun así, no cesaba de decirme lo guapa que estaba y lo mucho que me quería, me prometió que no ocurriría lo de siempre, pero llego el alba y cuando sus ojos comenzaban a brillar de esa manera tan singular volvieron a aparecer sus negativas, volvió a negarme, a decirme que era un error, desayunamos juntos y después de desayunar me preguntó que era lo que yo quería, yo le dije que quería volver con él y me dijo que era imposible, que no podía ser, que no debíamos vernos, que el era tonto, pero no gilipollas y no volvería a caer. Comenzaron a caer lagrimas por mis mejillas y intenté ocultarme, pero no sirvió de nada, me acompañó a casa por pena, solo para que no llorara y en ese momento le odiaba, pero también quería tenerle, que estuviera conmigo. Me fui a dormir a las 10 de la mañana, llorando, me dormí cansada de tanto llorar y a las pocas horas vinieron mis amigas a despertarme, les conté lo ocurrido y me pidieron que no volviera a verle, que pasara de él. Nathael y Mónica estuvieron juntos hasta que me fui, ella jugaba con él se aprovechó de que estaba enamorándose de ella para utilizarlo, tenerle cuando ella quería en la palma de su mano y a mi eso me parecía despreciable, ella no le quería, solo quería tener con quien entretenerse unos días y utilizó a Nathael, por otra parte mi adorado Julio hizo lo mismo durante las noches siguientes hasta que me fui, la última me pido ser un rollo, que cuando nos viéramos estuviéramos juntos como una pareja y cuando no estuviera allí que fuéramos libres y yo acepté como pude, yo marché de allí y terminé ahí mi historia con mi querido amor platónico.


Desde que me fui Nathael y yo hablábamos mucho, yo era la mejor amiga de Mónica y comprendía el porque de todo lo que hacía y él era el mejor amigo de mi chico, por lo tanto nos apoyábamos mutuamente. Una noche de tantas desde que llegué soñé algo extraño, era Nathael en el cuerpo de otro chico, él me pedía matrimonio, me pedía estar con él y acepté, tuve a Julio delante y pase de el porque yo quería a mi prometido. Fue un sueño extraño pero desde que me desperté tuve que aceptar lo que no quería tan siquiera imaginar; estaba enamorándome de su mejor amigo y no estaba nada bien. Se lo conté a otra de mis mejores amigas la cual conoce a todos los anteriormente nombrados y me aconsejó que luchara por Nathael. Al día siguiente yo cambiaba de domicilio otra vez, volvía a mi casa, a mi cuarto el cual recoge todas mis lágrimas y pensamientos día tras día. Mi amiga le contó a Nathael todo, que me gustaba y que no podía evitarlo, pero era demasiado tarde, él había vuelto con su ex la cual dejo para estar con Mónica durante las fiestas, yo me sentía como una mierda por no haber actuado antes, entonces pam.. Nathael apareció hablándome y pidiéndome que sea sincera y le diga porque había pasado el día distante con él, le conté la verdad, que estaba celosa porque había vuelto con ella pero joder, fui tan estúpida yo misma fui la que le animo a que lo hiciera cuando aún podía estar con el. Él me contó que también le gustaba.


A día de hoy, Nathael y yo nos queremos y estamos planeando vernos dentro de poco, él sigue con su novia solo por que ella no se ponga mal y cuando se vaya de donde está ahora mismo le dejará y podremos tener algo, pero que pasa conmigo?
Sí, estoy prácticamente enamorada de él pero también tengo miedo. Miedo de perder a Mónica cuando se entere de que estamos juntos. Miedo de que Julio no quiera saber de Nathael cuando se entere. Tengo miedo a que algo funcione mal, no quería hacer daño a nadie pero no puedo controlar lo que siento, sinceramente, tengo miedo de tener que plantarme frente a Julio y que sepa que no volveremos a tener nuestras furtivas noches y que lo nuestro no va a funcionar jamás, no me arrepiento sé que quiero estar con Nathael, pero no sé como me sentiré cuando tenga que verlos a los 3 a la vez, a mi mejor amiga, mi amor platónico y mi ahora querido chico.

Algo dentro de mi me dice que no va a funcionar, si así es, para mi todo habrá terminado y no querré volver a saber nada más de un hombre, solo espero y deseo, que salga todo a pedir de boca, al fin y al cabo, Nathael es tan parecido a mi que me arrepiento de no haberle encontrado antes.


** Nota: esta historia no es real, tampoco sus personajes ni los nombres, pero me encanta inventar historias, gracias a todos por leerleme, os adoro.
©MerMartinez **

11 de agosto de 2012

Bipolar




He intentado encerrarme en la oscuridad, cerrar los ojos y ir a algún lado frío, he intentado cerrar los ojos y volver a estar contigo en aquel hueco escondidos del frío de la noche.He intentado volver a oler la almohada y que huela a ti, o incluso despertar y verte a mi lado otra vez, con tu cabeza en mi pecho apoyada, con mi mano acariciándote una y otra vez, he escuchado nuestra canción y he recordado todos nuestros momentos, estoy viendo tu foto, me vuelvo a perder en tus ojos, en tu sonrisa, esa que sacas cuando menos me lo espero y que me hace preguntarte:
-¿Que pasa? ¿Que he dicho? y sonrío tímidamente mientras tu contestas: Nada, que eres muy guapa, eres preciosa. Llevamos tanto tiempo juntos, que nos conocemos como si fuera de toda la vida, terminas mis frases cuando yo no tengo valor para hacerlo y sabemos lo que pensamos con solo mirarnos, no nos importa cogernos de la mano y andar hasta las tantas de la madrugada hablando y riéndonos por mitad de la calle, adoro cuando despierto por la mañana y estas a mi lado mirándome y sonriendo, y adoro cuando dices que me quieres y que estas feliz cuando estas conmigo, por eso tengo claro que dejaría todo por ti, lo dejaría todo para estar a tu lado sin importarme el resto de las cosas, porque nunca me he sentido tan feliz como cuando estoy contigo.
Lo nuestro nunca ha terminado, siempre hemos estado juntos, por eso si me preguntaran si eres un simple amor de verano les contestaría que no, que tú eres el amor de mi vida.