Páginas vistas en total

29 de diciembre de 2014

Ahora.



Ahora que este frío penetra en mi piel congelando cada centímetro de esta.
Ahora que un rayo de sol me hace sentir bien, como protegida del frio.
Ahora que nos encontramos en unas fiestas navideñas donde las familias se juntan para cenar, te echo más de menos que nunca abuela.

Ahora que aprovecho para tomar un café caliente en mitad de la calle rodeada de adornos navideños y caliento mis manos cogiendo el vasito para entrar en calor.
Ahora que tengo tropecientas mantas para ocultarme y dormir entrando en calor.
Ahora que todo el ambiente festivo hace a los demás sentirse bien, a mi me desespera por momentos.

Ahora es momento de reflexionar, pensar en nuevos propósitos que no llegaré a cumplir.
Ahora que aprovechas para ver todas las películas que tenias pendientes por no salir de casa.
Ahora que tú te has abierto el paso adentrándote en mí interior y mantienes mi corazón con tus manos.

Creo que es demasiado tarde. Tarde para seguir pensando en el pasado, tarde para seguir guardando rencor por los errores que yo misma cometí o permití que se llevaran a cabo. Expulso toda la energía negativa que permanecía en mi y me alimento de las buenas cosas que hasta ahora no las tenía en mi rutina.

Se nos avecina la cuesta de enero, más cuesta para unos que para otros. El mes más duro y frió para mi gusto. Y sé que no escribo tan a menudo, pero es que las palabras desaparecen por momentos y no sé como explicar los cambios que estoy pasando.

Y a la vez, es demasiado pronto. Aún nos quedan mil cosas por ver en este 2015 que viene con más fuerza que nunca. Si 2014 ha sido un año bastante grande para mi, 2015 he de decirte que me siento preparada. Mi mundo de soledad se derrumba por momentos. Estoy destrozando las barreras que no me permitían ser completamente feliz. Estoy abriendo mi mente y mi corazón. Le he quitado las telarañas, he curado las heridas y maquillado las cicatrices. Es momento de dejar que la espiritualidad, las nuevas personas que entrar en tu vida y las que ya estaban puedan ayudarte.

Ha llegado el momento, queridos amigos, de comportarme como la mujer que llevo dentro. Con pequeños rasgos infantiles, ya que eso es algo que nunca debe perderse. Pero afrontando la realidad, las responsabilidades y los cambios que puedan llegar.

Ahora que la cita " Ser eres, pero estar no estás" empieza a cobrar sentido.
Ahora empieza el proceso de crecimiento exterior y interior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada