Páginas vistas en total

27 de enero de 2013

Lucha hasta que no te queden fuerzas.



Era una noche fría, de mucho aire y oscura, recuerdo perfectamente como a las once de la noche no podía verse un alma por la calle, solamente niebla acompañada de su fiel amiga la soledad, vagabundeaba solo por las calles en busca de dios sabe que o quien, esperando que sus letras llegaran a cada persona indicada después de su marcha, esperando solo y únicamente que el dolor cesara y que el aire se llevara sus lágrimas dejando su frío y gélido cuerpo erguido en mitad de la carretera. El corazón le latía cada vez más deprisa, al igual que sus miedos que avanzaban rápido como un deportivo en mitad de una carretera abandonada, en una de esas rutas que no aparecen en los mapas, derrapando y dejando atrás todos sus miedos, así se encontraba él.

Recordaba cada palabra de despedida de cada carta, cada ánimo que daba a sus seres queridos sin darse cuenta de lo que realmente planeaba, huía como un cobarde de los problemas, pedía al cielo y a las estrellas cada noche poder desatascar su mente, poder ver la luz al final del camino guiándole, pero esa luz no llegaban nunca, ya nada le motivaba, nada podía hacerle sentir bien, el alcohol no le servía para armonizar su mente, nada podía hacerle sentir bien. Solo pensaba en desaparecer, en dejar toda esa pena aparcada y ser un alma libre, ignoraba que otros rezaban por su alma, ignoraba el daño que iba a hacer al mundo si se iba, ignoraba que todos le necesitaban.

Quizás si hubiera luchado más. quizás si no se hubiera rendido ahora todo sería diferente, pero el mundo no esta echo para los quizás, ni para los a lo mejor, el presente hay que vivirlo, día tras día, luchando y descansando, recibiendo cada palo y levantándose, el futuro es un simple adelanto del presente que hoy en día podemos encontrarnos cuando abrimos los ojos, el futuro no llega, llega el presente, el pasado nos deja, con marcas de guerra, que nos hacen recordar una historia que contar, pero ante todo, el día a día es el que tiene que llenarnos, aprended, vivid, sed felices, pero no olvidéis luchar, ni abandonar. No tiréis la toalla, utilizadla para secaros y volver a luchar. Sé valiente y no dejes que te pisoteen. Solo así conseguirás llegar a lo más alto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada