Páginas vistas en total

28 de marzo de 2012

Love, what else?




Aún recuerdo sus dulces besos en mi fría y temblorosa piel, todavía puedo recordar con cuanta frecuencia mi respiración se entrecortaba cuando el besaba mi espalda tímida y delicadamente. Creo que soy capaz de sentir sus labios acariciando los míos en cada beso en aquel cuarto a oscuras, él y yo. Soy adicta a sus dedos recorriendo mi espalda haciendo que mi estómago se encoja, soy una yonky de cada uno de sus abrazos, cuando con toda su fuerza abraza su cuerpo contra el mío y no dice nada.
Me encanta saber que me ha mirado cuando he pasado por delante y ha sonreído tímidamente, me encanta cuando sé que me mira sin decir nada desde el otro lado de la calle y siente vergüenza de acercarse a mi para darme dos besos y preguntarme que tal me va. Pero sin lugar a dudas, creo que me gusta más todavía cuando me mira sin decir nada y sonríe, y después me pregunta que pasa, lo que no sabe es lo que hay en mi cabeza, no sabe que me encanta, que me vuelve loca cuando me mira y sonríe, cuando me saca la lengua y juega conmigo, cuando se hace el duro y tengo que ir a por el, abrazarle por la espalda y besarle el cuello diciéndole que le echo de menos.
Sinceramente, no sé a que llamáis amor, tampoco digo que esto lo sea, nadie sabe como comenzó ni tampoco como va a terminar, pero si algo tengo claro es que voy a aprovechar al máximo todo el tiempo que pase junto a él, porque quien sabe, alomejor no soy la mujer de su vida, pero me conformo con que haya formado parte de la mía.