Páginas vistas en total

27 de enero de 2013

Lucha hasta que no te queden fuerzas.



Era una noche fría, de mucho aire y oscura, recuerdo perfectamente como a las once de la noche no podía verse un alma por la calle, solamente niebla acompañada de su fiel amiga la soledad, vagabundeaba solo por las calles en busca de dios sabe que o quien, esperando que sus letras llegaran a cada persona indicada después de su marcha, esperando solo y únicamente que el dolor cesara y que el aire se llevara sus lágrimas dejando su frío y gélido cuerpo erguido en mitad de la carretera. El corazón le latía cada vez más deprisa, al igual que sus miedos que avanzaban rápido como un deportivo en mitad de una carretera abandonada, en una de esas rutas que no aparecen en los mapas, derrapando y dejando atrás todos sus miedos, así se encontraba él.

Recordaba cada palabra de despedida de cada carta, cada ánimo que daba a sus seres queridos sin darse cuenta de lo que realmente planeaba, huía como un cobarde de los problemas, pedía al cielo y a las estrellas cada noche poder desatascar su mente, poder ver la luz al final del camino guiándole, pero esa luz no llegaban nunca, ya nada le motivaba, nada podía hacerle sentir bien, el alcohol no le servía para armonizar su mente, nada podía hacerle sentir bien. Solo pensaba en desaparecer, en dejar toda esa pena aparcada y ser un alma libre, ignoraba que otros rezaban por su alma, ignoraba el daño que iba a hacer al mundo si se iba, ignoraba que todos le necesitaban.

Quizás si hubiera luchado más. quizás si no se hubiera rendido ahora todo sería diferente, pero el mundo no esta echo para los quizás, ni para los a lo mejor, el presente hay que vivirlo, día tras día, luchando y descansando, recibiendo cada palo y levantándose, el futuro es un simple adelanto del presente que hoy en día podemos encontrarnos cuando abrimos los ojos, el futuro no llega, llega el presente, el pasado nos deja, con marcas de guerra, que nos hacen recordar una historia que contar, pero ante todo, el día a día es el que tiene que llenarnos, aprended, vivid, sed felices, pero no olvidéis luchar, ni abandonar. No tiréis la toalla, utilizadla para secaros y volver a luchar. Sé valiente y no dejes que te pisoteen. Solo así conseguirás llegar a lo más alto.

22 de enero de 2013

Maldita dulzura la suya.



He vuelto a recordar aquel tiempo en el que mi cerebro decidió desconectar de todo y pensar únicamente en negro, aquellos meses en los que realmente no quería levantarme y seguir adelante, dicen que las cosas siempre pasan por algo, ahora agradezco lo que me pasó aquel octubre de 2009, lo que me hizo encerrarme en mi casa durante tanto tiempo, yo era una niñata malcriada, sinvergüenza y maleducada sin ningún interés que no sea irme por ahí con mis amigas y sentirme importante, menuda mocosa de 14 años, pero sucedió algo, que me dolió, que me dejo ver que la vida es una constante lucha por sobrevivir, desconfié de mi sobra, desconfié de todo aquel que intentó ayudarme y me encerré en mi mundo a llorar. Hoy en día tengo 17 años, y después de todo aquello creo que por primera vez soy feliz realmente, ahora puedo ir con la cabeza bien alta sonriendo por las calles, porque no tengo miedo, porque sé que alguien me protege. Ahora me siento fuerte, me siento completa, sé que no puedo tener todo lo que me gustaría, pero he aprendido a luchar por todo lo que deseo, cuando todo pinta mal, siempre hay una solución, se acabó la oscuridad en mi vida, se acabó el deprimirse y llorar por las esquinas como un alma en pena. ¡YO QUIERO SER FELIZ!

Me he enamorado, ahora sueño, sonrío ahora realmente quiero salir a la calle y encontrarlo en el lugar más inesperado. El amor puede ser bonito, pero también puede ser muy duro, puede doler, puede hundirte y destrozarte poco a poco por dentro, pero, pensadlo bien, ¿Vais a dejar que alguien os haga sufrir en vuestra vida por amor? ¿Vais a permitirle a alguien el placer de que tu estés mal, de que cambies, de que no salgas, de que llores, de que dejes las cosas a mitad porque pierdes las ganas o el apetito? NO.
Yo no lo voy a permitir, y creo que si más gente pensara igual que yo las personas no tendrían miedo a enamorarse, a sentir, a descubrir lo bonito que es conocer a alguien, pasarse las noches soñando con alguien  y luego sonreír como un idiota al ver una de sus fotos, si la cosa no funciona, existe la amistad, cuesta mucho lo sé, pero no todo es negro, os lo digo yo, que sé de lo que hablo.

Supongo que el amor existe, el amor de nuestras vidas está ahí fuera, viviendo y soñando en como será cuando encuentre a su otra mitad, y eso vale para los jóvenes, para los mayores, para los niños, para los maduros, para cualquier edad. Creo que cuando encuentras al amor de tu vida no lo notas al principio, puede empezar como un juego, o con un golpe en mitad de la calle por ir distraído o por otra persona, pero NO IMPORTA como se han conocido, si no como ha sido de puro su amor, el uno por el otro. Cuánto han estado dispuestos a dar el uno por el otro, y sobretodo, no hay que planear las cosas, las cosas llegan solas, en un día de reyes, cuando más malo estés en cama o incluso en mitad de la cola del supermercado.

Con esto solo intento deciros, que la vida es bella, muy bella, sobretodo si tienes con quien compartirla, a quien besar antes de ir a dormir o a quien preparar el desayuno por las mañanas. El amor no duele, nosotros hacemos que duela permitiendo que nos hunda. Asique, queridos lectores, dejar que todo fluya, dice una canción que "Dejarse llevar suena demasiado bien".


















3 de enero de 2013

Mezcla de sentimientos.




Esos días en que ves todo negro son los que más me gustan, me acostumbrado a la oscuridad, a la música lenta, a estar sin tí y a dormir sola cada noche.
Cada día me doy más cuenta de que realmente no la necesito, ni a su manera de hacerme reir, ni a sus mimos cuando estoy mal, puedo levantarme yo sola de esta mierda, puedo salir de aqui sin ayuda, ya puedo volar, aunque me caiga, sí, pero nadie dijo que fuera fácil. Tengo todo lo que quise y sin embargo aún no he llenado ese vacio que tengo dentro, pero que más me da hoy, si no sé ni como ni con qué/quién he de llenarlo. Eso es lo de menos, mi madre siempre me enseñó a luchar, a no dejarme caer, a ser una niña fuerte y decía que algún día ese esfuerzo sería recompensado. Hoy pido mi recompensa no quiero seguir luchando por sentirme mejor, si ya me da igual como me sienta ya no tiene sentido que luche y me deje la piel en cada uno de mis inmaduros pasos por ese sendero al que el resto del mundo llama "vida". ¿Qué sentido tiene la vida joder? Naces, consigues andar, te caes millones de veces y te ayudan a levantarte, vas al colegio y comienzas a aprender cosas que necesitarás obviamente, te meten en el instituto y ahí todo se hace más difícil pero sigues luchando por aprender y labrarte un futuro para mantenerte y vivir de un salario mínimo en un trabajo de mierda, pero siempre y cuando termines tu carrera, tu master o una licenciatura y encuentres un trabajo, trabajas dejandote el lomo hasta los 65 o más, alimentando una familia, procurando que no cometan los mismos errores que cometiste tú, pero has de soportar que tus hijos adolescentes te llamen pesado/a por sobrepotegerlos, al final de ese sendero empiezas a encontrarte mal, te tienes que tomar x pastillas al día, siempre y cuando no te olvides de ellas por eso del Alzheimer, y cuando ya te despides entre lagrimas de tus seres queridos sin saber si quiera que te espera a ti o a ellos, mueres.¿ Y YA ESTÁ?¿ Para eso nace la gente?.
Oh, perdonad si soy una cría estúpida e inmadura que no sabe nada de la vida, pero esa es mi opinión, alomejor cuando lo viva no pienso igual, pero vamos, si he visto el vaso medio vacio durante 17 años dudo que dentro de otros 17 todo sea color de rosa.
OJO, tampoco digo que todo el mundo ha de morir y que no debemos traer más gente al mundo, pero pienso que si todo fuera mejor, o más fácil la gente sería más feliz. Mi madre dormiría más tranquila si no hubiera tanta mala gente de noche que bebe y viola, se pega o no se controla, si no hubieran tios ofreciendo drogas a chiquillos/as  con otros fines que dejar que lo pasen bien con esa mierda. Los que han acabado una carrera vivirían mejor si para trabajar en vez de pedir experiencia como primer requisito, dieran oportunidad de tenerla a los recien graduados. Los matrimonios se romperían menos si no hubiera tanta crisis por culpa de peces gordos como los políticos que se lavan las manos mientras se quedan con el dinero y por tanto esos matrimonios no discutirían cada dos por tres por el agobio de ver que no llegas a fin de mes, que no puedes alimentar a tu familia o que no tienes dinero ni para hacerles un mísero regalo de Papa noel. Pero no, yo soy una loca que no sabe nada, un insignificante punto en la ciudad, yo no puedo hacer ni cambiar nada porque yo sola no conseguiré nada, pero eso que más dá si yo seguiré en la oscuridad de esta habitación donde nada podrá hacerme daño mientras yo me hago más fuerte.